texto agenda 21
logotipo de agenda 21 de la diputación de albacete

Usted está en:  » Desarrollo Sostenible [+ » Origen y Evolución

 

 

 

Origen y evolución

Montealegre del CastilloLa idea de desarrollo sostenible surgió de la necesidad de introducir cambios en el sistema económico existente basado en la máxima producción, el consumo, la explotación ilimitada de recursos y el beneficio como único criterio de la buena marcha económica.

Este modelo de desarrollo resultaba insostenible y totalmente incompatible con el mantenimiento ecológico del planeta, ya que un planeta limitado no puede suministrar recursos indefinidamente.

Desde los años sesenta, distintos foros internaciones se han ocupado de estudiar estos temas, planteando los problemas ecológicos derivados del modelo de desarrollo económico en el que estamos inmersos con la intención de integrar las necesidades del medio ambiente con dicho modelo de crecimiento. Así, a principios de los setenta del pasado siglo, Ignachy Sachs, consultor de Naciones Unidas para temas de medio ambiente y desarrollo, propuso la palabra “ecodesarrollo” para conciliar el aumento de la producción que reclamaban urgentemente los países del Tercer Mundo, con el respeto a los ecosistemas que permitiría la habitabilidad de la Tierra. Sin embargo, el término no pareció ser del agrado de economistas y políticos más convencionales, lo que llevó a que finalmente cayera en desuso y a que se comenzara a utilizar el citado “desarrollo sostenible”.

En 1972 el informe Meadows del Club de Roma sobre "Los límites del crecimiento" supuso la voz de alarma y el inicio del proceso de concienciación, al plantear límites al crecimiento económico y cambio en el manejo de los ecosistemas con efectos catastróficos para los sistemas económicos y ecológicos.

Ya en 1987, el informe Brundtland “Nuestro futuro común” de la Comisión Mundial del Medio Ambiente y Desarrollo, definió por primera vez el concepto de “desarrollo sostenible” como aquel que satisface las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas propias. Este concepto pretendía compatibilizar los aspectos ambientales, económicos y sociales desde una perspectiva solidaria.

>Plaza de AlbaceteAños más tarde, en 1992, en la Cumbre de la Tierra de Naciones Unidas en Río de Janeiro se elaboró la Declaración de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo, que asume por primera vez, y a nivel mundial, el desarrollo sostenible como guía para la formulación de políticas de desarrollo racional y regional, es decir, la integración entre desarrollo y medio ambiente.

En esta cumbre se estableció, además, una Comisión para el Desarrollo Sostenible con el propósito de impulsar el cambio de mentalidad necesario para implantar el desarrollo sostenible.

El principal resultado obtenido de esta cumbre fue un documento titulado Agenda 21, en el que se define una estrategia general de desarrollo sostenible para todo el mundo, haciendo especial hincapié en las relaciones Norte-Sur, entre los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo.

Es también en 1992, cuando la Unión Europea elabora el V Programa de acción de la Comunidad en materia de medio ambiente que se titulaba "Hacia un desarrollo sostenible". Este Programa reconoce que el camino hacia el desarrollo sostenible será largo y que el medio ambiente depende de las acciones colectivas que se tomen en la actualidad. Asimismo, asumía también la dificultad que suponía este cambio de mentalidad de los Estados miembros, tanto en el mundo empresarial como en los propios ciudadanos.

Finalmente, tras tantos estudios, informes, cumbres, reuniones, etc. se obtuvieron una serie de conclusiones que no podemos ignorar. La realidad es que la naturaleza cuenta con unos recursos limitados, los cuales no sólo los tomamos, sino que tras utilizarlos, los devolvemos al sistema; pero, además, estos recursos son transformados en composición y/o en cantidad y, por tanto, la naturaleza no es capaz de absorberlos, tomarlos o incluirlos de nuevo en los procesos cuando se devuelven al sistema. Esto produce grandes cambios a nivel global, el más claro ejemplo se viene denunciando desde hace muchos años, es el cambio climático, y la única manera de de paliar todos estos problemas y reducir los impactos generados por la actividad humana es alcanzar un modelo de desarrollo sostenible.

>Aeropuerto de AlbaceteActualmente en España se sigue un modelo de desarrollo que no llega a ser sostenible, ya que está basado en el aprovechamiento máximo de las posibilidades de desarrollo bajo criterios estrictamente económicos. Se suelen fijar objetivos a corto plazo, olvidándonos de introducir criterios de sostenibilidad ambiental y social.

En este sentido, el modelo de desarrollo sostenible que pretende implantarse hace referencia a la utilización de forma racional de los recursos naturales de un lugar, cuidando que no sean esquilmados para que las generaciones futuras puedan también hacer uso de ellos, dando tiempo a que los recursos se regeneren y a que se absorban los impactos que podamos generar. Así mismo, para completar un modelo de sostenibilidad en todos los sentidos, se tiene que priorizar políticas sociales y económicas sostenibles en las zonas más deprimidas, normalmente las zonas rurales, que otorguen a estas zonas un equilibrio natural y un bienestar económico, que permita a sus habitantes desarrollar una forma de vida sostenible acorde a sus propias necesidades.

Logotipo de la Diputación Provincial de albaceteLogotipo de la Federación de municipios y provincias de Castilla La Mancha Logotipo de la la junta de comunidades de castilla - la manchaLogotipo de FEDER

inicio | contacto | protección datos |

Web optimizada: 1024x768

Este estilo cumple los siguientes estándares:

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS V´lido! Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI

Copyright @ Diputación de Albacete. Paseo Libertad, 5. 02071. Albacete.

Tel. 967595300. Fax. 967520316

N.I.F. P0200000H | adminurl@dipualba.es