texto agenda 21
logotipo de agenda 21 de la diputación de albacete

Usted está en:  » Desarrollo Sostenible [+ » Factores Implicados [+ » Medio Económico » Silvicultura y gestión forestal

 

 

 

Medio económico

Silvicultura y gestión forestal

BOSQUES Y DESARROLLO SOSTENIBLE.

Parque Natural de Calares del Río Mundo y la Sima Los espacios forestales desempeñan múltiples funciones trascendentes para el desarrollo de la vida. Las áreas forestales, arboladas o no, contribuyen a paliar el efecto invernadero y a modificar los climas zonales, tienen un papel decisivo en la conservación de la diversidad biológica, mitigan los efectos de la erosión y la desertificación, regulan los ciclos del agua y el régimen hídrico natural, sostienen económicamente a las poblaciones de las áreas de montaña y constituyen un elemento fundamental del patrimonio cultural de la Humanidad. Las especiales condiciones bioclimáticas de nuestro territorio y las amenazas de origen humano que se ciernen sobre sus espacios naturales dan una especial relevancia a sus ecosistemas forestales. En ellos se localizan la mayoría de especies animales y vegetales amenazadas de desaparición. El avance de la desertificación, debido a múltiples factores, amenaza seriamente la supervivencia de algunos de estos espacios y especies y disminuye significativamente la calidad de los recursos suelo y agua del territorio.
Cerca de un 30% de la superficie terrestre se encuentra cubierta por bosques, desde los boreales de la taiga a las selvas tropicales, pasando por los manglares litorales o los más empobrecidos bosques de las regiones áridas. Los bosques albergan casi los dos tercios de las especies terrestres conocidas y también el mayor porcentaje de especies amenazadas. El papel de los bosques en la consecución del desarrollo sostenible es crucial. Su función ecosistémica contribuye a la regulación del clima y de las aguas. Los bosques proporcionan también una notable gama de productos y servicios a la sociedad humana, desde la madera a toda la amplia variedad de productos que requieren para su subsistencia muchos pueblos que viven en los ecosistemas forestales.

En tanto que actúan como sumideros de carbono y fuentes de biomasa, los bosques pueden realizar una importante contribución para alcanzar los compromisos adquiridos por la UE en el Protocolo de Kyoto a la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático, reduciendo el dióxido de carbono en la atmósfera y proporcionando fuentes de energía alternativas.

PROBLEMÁTICA

A pesar de su importancia, tanto ecológica como económica y social, la pérdida y degradación de los bosques continua progresando en muchos países. Según datos de la FAO, cada año se pierden 10 millones de hectáreas de bosque en el mundo. En otros casos la degradación de los sistemas forestales limita su capacidad de mantenimiento de una rica biodiversidad así como sus funciones ecosistémicas. Según informes de Greenpeace, menos del 10% de la superficie terrestre alberga bosques intactos. Por otra parte, los cambios que se producen en el clima mundial están afectando a los bosques debido a que las temperaturas medias anuales son más elevadas, a la modificación de las pautas pluviales y a la presencia cada vez más frecuente de fenómenos climáticos extremos.

Junto con el cambio climático, es posible que los incendios constituyan el principal peligro inmediato al que se enfrentan los bosques. En el sur de Europa, las llamas han destruido los árboles y la vegetación de entre 300.000 y 500.000 hectáreas de tierra al año. Pero la destrucción, la explotación excesiva o los incendios forestales pueden producir dióxido de carbono, gas responsable del efecto invernadero.

Al mismo tiempo, los bosques y la madera que producen atrapan y almacenan dióxido de carbono, con lo cual contribuyen considerablemente a mitigar el cambio climático.

La explotación forestal de los bosques con el único objetivo de producir madera, su transformación en campos de cultivo o en pasto para el ganado, así como la urbanización y la creación de infraestructuras, sin descontar el cambio climático, son las principales causas de la pérdida de los bosques. A pesar de que no se ha conseguido detener su pérdida y degradación, desde algunos gobiernos, organizaciones no gubernamentales y también desde el sector privado se han comenzado a adoptar métodos innovadores de gestión forestal.

UNA CORRECTA GESTIÓN DE LOS BOSQUES.

La gestión de los bosques es un tema apasionante que requiere un grado de profundización considerable, al mismo tiempo que tiene diversos enfoques y formas de llevarse a cabo. Hay que destacar la búsqueda de una mejora en la gestión de los bosques y su uso a partir de un enfoque basado en los ecosistemas, los programas de restauración de ecosistemas forestales degradados y la creación de áreas forestales protegidas. Además de todo un amplio conjunto de medidas transectoriales, como la disminución del consumo de madera y de los impactos del comercio o la certificación de la madera, permiten imaginar algunas de las principales líneas que tendría que seguir una utilización sostenible de los bosques. En esa línea, La Comisión Europea ha impulsado los sistemas de certificación forestal que garanticen a los consumidores que determinados artículos, como marcos de ventanas, muebles y papel, proceden de bosques gestionados de manera apropiada.

Mientras que a escala regional o nacional se empiezan a redactar estrategias y planes de conservación forestales, aunque con resultados muy desiguales, a escala internacional aun no se dispone de un instrumento legal vinculante que afecte a todos los diferentes tipos de bosques. Este proceso, que se inició a partir de la Conferencia de Río de Janeiro sobre Medio Ambiente y Desarrollo de 1992, continúa sin concretarse a pesar de los numerosos esfuerzos y recursos dedicados.

SILVICULTURA Y GESTIÓN FORESTAL EN CASTILLA LA MANCHA.

La superficie forestal de Castilla-La Mancha es de 3.564.779 ha. (45%% de la superficie regional). El 80% de los montes a cargo de la Administración son montes arbolados, destinados preferentemente al aprovechamiento de la madera. Por el contrario, el 66% de los montes particulares presenta una vegetación arbustiva o de matorral, y es utilizado como aprovechamiento piscícola y cinegético fundamentalmente.

Son muchos los aprovechamientos que se pueden llevar a cabo mediante la explotación racional de los bosques y montes de nuestra región: madera, recursos cinegéticos, aprovechamiento silvopiscícola, obtención de frutos, obtención de corcho, obtención de plantas aromáticas, medicinales y condimentarias, leña, resina, aprovechamiento micológico, aprovechamiento apícola, etc.

Además, la existencia de montes y bosques bien gestionados también proporciona una serie de beneficios indirectos, como el control de la erosión, la contribución a la conservación de la flora y la fauna, aporte de oxígeno y agua a la atmósfera, la fijación de CO2, la posibilidad de realizar actividades de ocio y recreo, etc.

De todos los aprovechamientos comentados anteriormente, en Castilla-La Mancha destacan especialmente el aprovechamiento cinegético y el aprovechamiento de las dehesas.

En el primer caso, la caza en Castilla-La Mancha no sólo tiene carácter deportivo o de entretenimiento, sino que es una de las actividades empresariales más importantes de la economía regional. De hecho, es la actividad con mayor ocupación de todas las que se desarrollan en el medio natural.

Según los datos de la Asociación de Productores de Caza de Castilla-La Mancha, esta actividad genera más de 5.000 empleos, con un volumen de negocio que alcanza los 240 millones de euros. De hecho, existen algunos municipios de la región cuya principal riqueza viene generada por la actividad cinegética.

Sin embargo, la caza también tiene sus condiciones, que se deben cumplir para que sea una actividad verdaderamente compatible con la conservación de la naturaleza. Por ello, es necesario premiar la buena gestión cinegética y se debe ser inflexible a la hora de sancionar las malas prácticas como la persecución de especies protegidas, la utilización de métodos ilegales como el uso de venenos, trampas, lazos o el furtivismo. Así mismo, la intensificación de la caza, con actuaciones como la sobrecarga en fincas cinegéticas o los cerramientos cinegéticos, supone otro de los problemas importantes de esta actividad que debe ser controlado.

Por otro lado, las dehesas son pastizales seminaturales que se extienden por amplias áreas de suelos pobres. Son ecosistemas muy interesantes porque son muy buen ejemplo de equilibrio entre explotación por el hombre y conservación de los recursos naturales.

En la explotación de este tipo de espacios, se llevan a cabo distintas actividades, como la actividad ganadera, aprovechando los pastos y los frutos de los árboles, la actividad agrícola, siendo el cultivo más frecuente el cereal, utilizado para obtener alimento para los animales, para impedir la invasión del matorral y para proporcionar un hábitat adecuado a las perdices para la práctica de la caza, otras de las actividades más habituales llevada a cabo en las dehesas.

PROPUESTAS PARA CONSEGUIR UN DESARROLLO SOSTENIBLE.

Hacia una gestión sostenible. ¿Es posible extraer recursos del bosque sin destruirlo?

Una de las herramientas básicas para la conservación de los bosques y el aprovechamiento de sus recursos naturales es promocionar y desarrollar un manejo forestal sostenible, es decir, conseguir un equilibrio entre utilización social y económica del bosque, y su preservación como ecosistema natural y complejo. Hay que señalar la importancia de la gestión sostenible de los bosques ya que desempeñan un papel vital para mitigar las condiciones que alteran el clima y luchar contra la degradación del terreno y la desertificación. La gestión sostenible se basa en la conservación de la biodiversidad biológica y en la realización de las funciones económicas de los bosques. Esto se traduce en opciones razonables encaminadas a la protección de la masa boscosa mundial que contribuye a estabilizar el clima.
Una buena ordenación forestal conlleva también la protección de recursos acuáticos de gran valor ya que mantiene las riberas de los cursos fluviales y defiende los suelos de la erosión. Hay que reconocer y potenciar el papel de los árboles y los bosques en la gestión de las cuencas hidrológicas.
La gestión forestal sostenible no termina en los límites de los bosques ya que le incumbe proveer un transporte competente y sostenible de los productos, reducir al mínimo los desechos y las sustancias peligrosas durante la producción y el transporte, hacer una entrega razonable al consumidor y fijarle precios moderados, y promover un trabajo decente para todos los trabajadores de las manufacturas forestales.

En cuanto a la silvicultura sostenible abarca operaciones de usos diversos que ofrecen oportunidades comerciales, de recreo y diversidad biológica.
El sector de la silvicultura debe ser por tanto un sector verde y la madera una materia natural que constituya una fuente de fabricación sostenible de toda una serie de productos.
Además, la silvicultura representa un medio de trabajo para los campesinos y les garantiza ingresos para acceder a los alimentos.

Los especialistas forestales, mediante la conservación de los recursos naturales y las funciones de las que dependen los procesos productivos, pueden asegurar un medio ambiente que favorezca la producción eficaz y sostenible de alimentos y recursos.

Enlaces

Mundo Forestal. Recursos sobre temas forestales, naturaleza, botánica, incendios forestales, caza y pesca.
http://mipagina.euskaltel.es/ramonzubiaur/ramon1.htm

Certificación Forestal Paneuropea (PEFC) Asociación para la Certificación Española Forestal y la gestión forestal sostenible.
http://www.pefc.es

Recursos bibliográficos forestales de España: revistas, publicaciones y enlaces
http://www.grn.es/fl/

Foro interactivo de noticias del Colegio de Ingenieros Técnicos Forestales.
http://www.forestales.net/

Logotipo de la Diputación Provincial de albaceteLogotipo de la Federación de municipios y provincias de Castilla La Mancha Logotipo de la la junta de comunidades de castilla - la manchaLogotipo de FEDER

inicio | contacto | protección datos |

Web optimizada: 1024x768

Este estilo cumple los siguientes estándares:

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS V´lido! Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI

Copyright @ Diputación de Albacete. Paseo Libertad, 5. 02071. Albacete.

Tel. 967595300. Fax. 967520316

N.I.F. P0200000H | adminurl@dipualba.es