texto agenda 21
logotipo de agenda 21 de la diputación de albacete

Usted está en:  » Desarrollo Sostenible [+ » Factores Implicados [+ » Medio Económico » Pesca y acuicultura

 

 

 

Medio económico

Pesca y acuicultura

PESCA, ACUICULTURA Y DESARROLLO SOSTENIBLE

Vista de una piscifactoría Durante siglos, la pesca fue una actividad compatible con el desarrollo sostenible: los pescadores cogían menos peces de los que podían reproducirse. Sin embargo, en numerosos puntos, sobre todo las costas del mar del Norte, los efectos de la pesca ya eran reconocibles a finales del siglo XIX. Hace pocos años la pesca llegó a un máximo histórico mundial, con una producción conjunta de pesca y acuicultura de 122 millones de toneladas de pescado. Esto se debió ante todo al incremento de la producción acuícola, mientras que la pesca propiamente dicha apenas se aumentó. Actualmente, casi una tercera parte de los alimentos de origen acuático son de cría.

Se ha demostrado que la acuicultura y la pesca continental han sido y seguirán siendo importantes para la nutrición humana y para mitigar la pobreza de muchas zonas. La acuicultura actualmente desempeña una importante función, que seguirá teniendo, en el aumento de la producción mundial de pescado y la satisfacción del incremento de la demanda de productos pesqueros. Por eso la correcta gestión de estos recursos naturales, ya sea mediante la pesca o mediante la cría, tendrá un impacto notable sobre la sostenibilidad en una doble vertiente: por un lado asegurará la disponibilidad de un tipo de alimento esencial en la sociedad, y por otro lado ayudará a crear y mantener puestos de trabajo asociados a un sector muy relacionado además con aspectos culturales y sociales.

Las abundantes prácticas insostenibles de pesca han hecho reducirse la base de recursos pesqueros. Los datos sobre la actividad pesquera actual resultan reveladores y preocupantes a la vez. El 60% de las especies comerciales más importantes del mundo están sobreexplotadas o agotadas, y sólo el 25% de los recursos pesqueros actuales se consideran constantes. Muchas de ellas requieren una ordenación urgente, entre ellas le bacalao y el atún.

De las principales reservas de peces de las que hay información, alrededor del 44% se explota plenamente y está proporcionando una producción que ha llegado muy cerca de su límite máximo, sin espacio para desarrollarse. La parte restante se pesca en exceso y, por lo tanto, no puede aumentar esta actividad. Es más, cada vez es más probable que disminuya la pesca si no se pone remedio para reducir o eliminar su explotación excesiva.

La acuicultura y la pesca comparten con todas las demás actividades productoras de alimentos los problemas del desarrollo sostenible. Casi todos los acuicultores, como los pescadores, constantemente buscan formas y medios para mejorar sus prácticas de producción, hacerlas más eficaces y rentables. Ha aumentado mucho la conciencia de los posibles problemas ecológicos. Se están realizando esfuerzos para mejorar la capacidad humana, el aprovechamiento de recursos y la gestión ambiental en la acuicultura.

El Código de conducta para la pesca responsable, de la FAO, contiene principios y disposiciones que apoyan el desarrollo de la acuicultura sostenible. El Código reconoce las necesidades especiales de los países en desarrollo, y su artículo 5 se ocupa específicamente de estas necesidades.

Es necesario afrontar el problema del desarrollo sostenible para reducir las repercusiones de la acuicultura y la pesca y evitar los efectos de otras actividades, debidos a una gestión deficiente, hace falta empeñarse en mejorar el aprovechamiento de los recursos y lograr una ordenación sostenible. El fomento de la acuicultura sostenible exige crear y mantener "ambientes favorables", en particular los dirigidos a asegurar el desarrollo y fortalecimiento constantes de las capacidades de los recursos humanos.

PESCA Y SOSTENIBILIDAD

La pesca industrial se nutre fundamentalmente de la gran capacidad de reproducción de las especies comerciales, que se han adaptado a las elevadas tasas de mortalidad en el mar mediante la reproducción masiva. El problema surge si las capturas son excesivas, dado que en ese caso las pérdidas no pueden regenerarse al mismo ritmo. Y esto es precisamente lo que ha sucedido: la sobreexplotación pesquera ha agotado muchos de los recursos existentes, hasta el punto de que algunas especies de peces se encuentran en peligro y con una capacidad de reproducción muy limitada.

Ahora la explotación se realiza con inmensas redes, líneas con miles de anzuelos y otros mecanismos que pueden capturar toneladas de recursos en unas pocas horas del día. Además, los artes de pesca utilizados tienen una gran implicación en los ecosistemas marinos, ya que al no ser selectivos provocan la captura, daño y muerte incidental de otras especies y, en algunos casos, como en el arrastre de fondo, también provocan el deterioro del hábitat y la muerte de las especies que viven asociadas a los lechos marinos. El problema de la sobreexplotación es que no sólo implica la desaparición de una o varias especies, sino que también constituye una drástica alteración del equilibrio ecológico, ya que cada especie cumple una función en la red trófica (los diferentes eslabones en la cadena alimenticia).

Aunque España se encuentra entre los cinco países de la Unión Europea (junto con Francia, Italia, Portugal y Grecia) con mayor litoral de costa disponible y mayor número de recursos dedicados a la industria pesquera, el sector se encuentra en peligro de agotamiento por sobreexplotación, según datos aportados por Greenpeace.

Así, la explotación indiscriminada de los caladeros durante los últimos 15 años ha colocado a un número creciente de especies marinas comercializadas al borde de la desaparición. Ello ha obligado con el fin de regenerar las pesquerías a aplicar numerosas fases de paros biológicos. La organización ecologista señaló que el 38% de las especies vivas de los ecosistemas costeros y el 29% de las pescadas en mar abierto han experimentado desde 1950 reducciones superiores al 90%, lo que supone entrar en una fase crítica.

En nuestro caso esa situación afecta a pescados como la merluza, el mero, el rape, la anchoa del Cantábrico, el bacalao, la angula o el atún rojo, entre otros, apuntó desde el citado colectivo Sebastián Losada, responsable de la Campaña de Océanos. El caso de la anchoa es un ejemplo de esta reducción brutal. Mientras hace 40 años la flota del Cantábrico capturaba 80.000 toneladas de esa especie por campaña, en la última no llegaron a 800 toneladas, después de lo cual la Comisión Europea decidió decretar la veda. Una situación similar atraviesa la merluza, cuya pesca "también lleva años sufriendo las consecuencias de la explotación industrial. "Las medidas aplicadas por Bruselas han favorecido una cierta mejora del fondo marino, aunque el peligro sigue presente", según Losada.

Por su parte, WWF/Adena informó de que el atún rojo está al borde del colapso en el Mediterráneo. Así, en 2007 puede llegarse ya al límite de no poder rentabilizar la pesca debido a la escasez de capturas por agotamiento del litoral. "La costa mediterránea española es la única en Europa donde acude el atún rojo a desovar, pero Francia, Italia, Turquía y Libia disponen de auténticos barcos piratas que están arrasando el caladero", denunció en un reciente estudio la organización, que recordó que Francia e Italia impidieron la aprobación de una veda por parte de la Comisión Europea para proteger la especie. Igual oposición se halló por parte de España, Francia, Italia y Rumanía para la regeneración de la angula y la anguila en los ríos.

PROPUESTAS PARA LA SOSTENIBILIDAD.

La ordenación integrada de zonas costeras (OIZC) es un planteamiento relativamente nuevo para hacer frente a las numerosas presiones ejercidas en las costas terrestres y marina, ya que otros sectores, como la acuicultura, la silvicultura, la industria y el turismo pueden tener también muchos intereses en el desarrollo de las costas. El objetivo de la ordenación integrada consiste en garantizar que el desarrollo de todos los sectores tome en cuenta las necesidades de sus participantes, produzca la menor cantidad posible de repercusiones negativas y tenga los menores costos a largo plazo para la sociedad. En la lista de muchos de estos programas de OIZC debe ocupar un sitio prioritario la satisfacción de las necesidades de una pesca sostenible.

ACUICULTURA EN CASTILLA- LA MANCHA.

La pesca, junto con la caza, tiene un papel fundamental en el medio rural de Castilla - La Mancha, que cuenta con una de las riquezas cinegéticas y piscícolas más importantes de España.

La gestión de la pesca se inspira en el principio de gestión y aprovechamiento sostenible. Albacete, Cuenca y Guadalajara son las provincias que destacan por su oferta y calidad de sus aguas, lo que ha dado lugar a la existencia de buenos tramos trucheros. Castilla-La Mancha cuenta con una aceptable población de trucha autóctona, por lo que esta especie está considerada como de interés preferente en nuestra comunidad.

Así mismo, es importante destacar que tanto la actividad cinegética como la pesca pueden verse afectadas por actuaciones que en ocasiones hacen que estas prácticas se conviertan en insostenibles. Por un lado, la actividad cinegética requiere de unas determinadas condiciones que deben cumplirse para que sea compatible con la conservación del medio que la sustenta. La persecución de especies protegidas, el uso de métodos ilegales o la intensificación de la caza, son algunas actividades que deben ser controladas de forma reglamentaria.

Por otro lado, uno de los principales problemas que afecta a la pesca en la región es la introducción de especies. Esta acción provoca efectos negativos sobre las especies autóctonas, como la predación o la competencia, y en algunos casos patologías transmitidas por la especie introducida. Por ejemplo, la afanomicosis, enfermedad contagiada el cangrejo americano (especie introducida), ha ocasionado la casi total desaparición del cangrejo de río autóctono.

HACIA UN DESARROLLO SOSTENIBLE

Debemos velar para que esta pesca excesiva pueda ser regulada o limitada para tener una actividad sostenible en el tiempo. De lo contrario, en un lapso muy próximo veremos a nuestros recursos marinos agotarse y con ello se producirá un colapso en las pesquerías y en los ecosistemas marinos. El reto consiste ahora en lograr que siga aumentando la pesca para satisfacer las necesidades cada vez mayores de proteínas de una población mundial que no deja de crecer, a la vez que se permita recuperarse a las poblaciones de peces explotados en exceso y se evite que otras especies se incorporen en la lista de éstos. Se trata de un gran desafío.

Código de conducta para la pesca responsable

En la búsqueda del desarrollo sostenible nace El propósito del Código de conducta para la pesca responsable. Su función es asegurar que la pesca y la acuicultura se lleven a cabo en forma integral y equilibrada, de conformidad con el concepto de "pesca responsable". Este concepto comprende una utilización sostenible de los recursos pesqueros, en armonía con el medio ambiente, así como la utilización de prácticas pesqueras y acuícolas que no dañen los ecosistemas, los recursos ni su calidad. El Código fue sobre todo producto de la Conferencia Internacional de Pesca Responsable celebrado en Cancún, México, en mayo de 1992. El consenso logrado en esa conferencia está plasmado en la Declaración de Cancún, que enumera una serie de temas que exigen atención para conservar el medio ambiente acuático.

De alcance mundial, este código abarca la actividad pesquera en las zonas de jurisdicción nacional y fuera de éstas, y comprende una amplia variedad de temas, como el exceso de capacidad de la flota pesquera mundial, la falta de control adecuado de las embarcaciones por parte de los estados de abanderamiento, el suministro insuficiente de información en materia de ordenación de la pesca, a dichos estados y a los estados costeros, y las restricciones comerciales que se proponen proteger el medio ambiente.

En el primero de los artículos sustantivos (artículo 6.5) se señala que los organismos regionales de pesca deberían aplicar un criterio de precaución en la gestión de la conservación y la explotación de los recursos acuáticos vivos. Los artículos del Código abarcan una gran cantidad de cuestiones críticas de la conservación y ordenación de la pesca contemporánea. El Código tiene un criterio de precaución, relacionado específicamente con las prácticas pesqueras en particular dañinas para el medio ambiente.

Enlaces

Departamento de Pesca, FAO
http://www.fao.org/fi/inicio.asp

Código de Conducta para la Pesca Responsable.
http://www.fao.org/fi/agreem/codecond/codecons.asp

Sitio Web de la FAO sobre Pesca y telemetría
http://www.landfood.ubc.ca/gbi/FAO%20Fish%20Telemetry/

Portal de pesca, especies, etc.
http://www.portalpesca.com/

Marenostrum Portal con información sobre costas acuicultura y medioambiente.
http://marenostrum.org/

Fishbase. Base de datos de peces 
http://www.fishbase.org/search.php?lang=Spanish

Logotipo de la Diputación Provincial de albaceteLogotipo de la Federación de municipios y provincias de Castilla La Mancha Logotipo de la la junta de comunidades de castilla - la manchaLogotipo de FEDER

inicio | contacto | protección datos |

Web optimizada: 1024x768

Este estilo cumple los siguientes estándares:

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS V´lido! Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI

Copyright @ Diputación de Albacete. Paseo Libertad, 5. 02071. Albacete.

Tel. 967595300. Fax. 967520316

N.I.F. P0200000H | adminurl@dipualba.es